La invención de la fotocopiadora

956 66 71 42
La invención de la fotocopiadora

Nuestro servicio de fotocopias en color en Algeciras es hoy una realidad gracias a que, en 1938, el norteamericano Chester F. Carslon creó el primer aparato que permitió hacer fotocopias. Teniendo en cuenta que, hasta que se le ocurrió comenzar a indagar, la única manera de reproducir documentos era mediante reacciones químicas, es fácil entender que su sistema se haya mantenido en gran parte hasta la actualidad. Al de Carslon se le llamó en un primer momento proceso de transferencia en seco. En 1938, este ya había conseguido crear una imagen electrostática sobre una superficie con propiedades fotoconductoras. El paso que vendría después sería el de transferir esa imagen al papel. No fue hasta seis años más tarde cuando un grupo de inversores se interesaron por el invento y depositaron su confianza en Carslon.

Años más tarde, en 1944, una organización sin ánimo de lucro del estado de Ohio mostró cierto interés por la creación. Ese interés fue tal que se firmó un contrato de derechos compartidos en lo que se refería a la patente. Fue ahí cuando empezó a desarrollarse lo que hoy conocemos como xerografía, que daría lugar al nacimiento del sector en el que hoy se incluyen negocios como El Rapidillo, S.L. Fue en 1948 cuando se presentó en sociedad en Detroit el proceso xerográfico que, como hemos dicho, es el fundamento del invento de Chester F. Carslon.

El 1945 nació la primera máquina xerográfica, bautizada bajo el nombre de XeroX Copier Model A. Diez años después vendría la Copyflo, capaz de hacer ampliaciones partiendo del uso de microfilms. Por seguir con el recorrido histórico, decir que hasta la década de los 90 se siguió usando el selenio como fotoconductor. Después vendrían los materiales orgánicos como el polivinilcarbazol. Todos elementos de valor fundamental en el sector en el que se encuadra nuestro negocio de fotocopias en color en Algeciras